domingo, 28 de julio de 2013

Cenizas al viento, Kathleen Woodiwiss



Cenizas al viento, Kathleen Woodiwiss

Editorial:
Cisne / Julio 1984 ISBN: 9788483863534 Papel: Descatalogado Páginas:

Editorial: Debolsillo / 2011 ISBN: 9788484505280 Papel: Descatalogado Páginas: 704
Editorial: Debolsillo / 2004 ISBN: 9788490326459 Ebook: 6,99 € Páginas: 704
Género:
Histórico

Serie: sin serie
Es esta una novela que arde bajo las llamas de una pasión inextinguible. Dos seres, ambos orgullosos, van a protagonizar un arrebatador choque de voluntades: Alaina, una osada y hermosa heredera de vastas tierras, cuya indomable voluntad jamás se ha doblegado... hasta la aparición de un hombre cuyos ardorosos besos le quitarán el aliento y le nublarán el raciocinio...
Y Cole Latimer, el apuesto médico que, aun rechazado una y otra vez por Alaina, jamás podrá olvidar la noche en que su alma quedó angustiosamente en vilo en espera de ese cuerpo femenino envuelto en el misterio...


 CRÍTICA
Esta bella historia comienza con un conflicto brutal, la Guerra de Secesión americana, que divide a la sociedad en dos bandos según pertenezcan al norte o al sur.

Nuestra valiente protagonista, Alaina McGaren, se encuentra en una encrucijada. Huérfana y con su único hermano en el frente, no puede permanecer en su hogar. Su integridad corre peligro al ser acusada sin pruebas de ejercer como espía, por lo que debe emprender un arduo viaje para llegar a Nueva Orleans, al hogar de la única familia que le queda en el mundo.

Para evitar problemas con las tropas del norte que campan a sus anchas por su amada tierra, decide disfrazarse de muchacho, en adelante llamado Al. Con su nuevo vestuario andrajoso y mugriento confía mantener a distancia a cualquier yanqui.

No obstante, su temperamento altamente irascible y su aún más afilada lengua, no pueden evitarle algún que otro conflicto.

Cuando parece que ha dejado atrás el peligro y se encuentra a un paso de su familia, tiene un desagradable encuentro con un individuo depravado. De no ser por la intervención de un apuesto capitán del bando enemigo, Cole Latimer, el resultado podría haber sido especialmente sangrante.

El doctor Cole Latimer ha llegado a su nuevo destino para dirigir el nuevo hospital. Tiene un corazón generoso por lo que no puede abandonar al joven pilluelo y no descansará hasta dejarlo a buen recaudo. La sorpresa de la familia al encontrar a su sobrina disfrazada de muchacho y acompañada de un oficial yanqui es aguda, pero conservan la calma y el engaño no es descubierto.

Lo que podría parecer un simple acto caritativo, va a tener consecuencias importantísimas para ambos.

La soberbia y hermosa prima de Alaina, Roberta, coquetea descaradamente con el “enemigo” ante el evidente disgusto que esto causa a la familia y especialmente a Alaina que, si bien detesta al doctor, anhela su cercanía.

Alaina no pretende ser una carga para su familia, por lo que acepta el puesto que el doctor Latimer le ofrece al jovencito Al. De esta manera tendrán contacto a diario.

Esta parte de la historia es, francamente tierna y divertida. Al se dedica a irritar al doctor Latimer, que no puede resistir su suciedad, sus malos modos, su insolencia y descaro. Y, por su parte, Alaina no puede evitar sentirse fascinada por su humanidad pese a que se empecina en buscarle defectos y mezquindad…

Debido al trabajo que desempeña en el hospital, el jovencito Al madura rápidamente, comprende que el hecho de pertenecer a un bando u otro no justifica el odio. Ambos bandos sufren por igual las calamidades de una guerra cruel y no puede evitar encariñarse incluso con sus “enemigos”, unos muchachos que padecen lo mismo que su amado hermano podría estar sufriendo. Debe replantearse los prejuicios con los que ha juzgado al doctor Latimer, quien para ser honestos, es imparcial en el trato de unos y otros enfermos.

Una noche, el destino se cruza de nuevo en la vida de Alaina, quien se encuentra con una situación que requiere de su rápida respuesta. En medio de la oscuridad observa los movimientos de un hombre que se está ahogando en el río. Sin pensar en las consecuencias se arroja al helado rio y logra rescatar al infortunado que, sorprendentemente no es otro que el doctor Latimer. Ante el estado en el que lo encuentra decide llevarlo al hogar de su familia con la intención de alejarlo en el momento que se recupere y antes de que su familia despierte. Éste completamente ebrio no le va a facilitar las cosas, y Alaina con la intención de evitar los ruidos acude a su dormitorio. En un momento dado, Cole cree que se encuentra en un burdel y seducido por las manos suaves, la voz aterciopelada y la dulzura de la joven muchacha toma lo que piensa que le está siendo ofrecido.

Alaina, si bien al comienzo se siente horrorizada por las intenciones del doctor Latimer, no puede engañarse a sí misma y ante los suaves y apasionados besos sus murallas se resquebrajan. Atrás queda el muchachito andrajoso, se revela como una ardiente mujer en manos de un experto amante. No obstante, al desaparecer el deseo se siente desmesuradamente avergonzada y huye dejándolo solo.

Esta situación será aprovechada por la desvergonzada prima, que metiéndose en la cama con la inequívoca mancha de la virginidad que ella dejó atrás hace muchas relaciones, conseguirá que sus enredos acaben de manera satisfactoria y logra atrapar al mejor partido, pese a que su familia no ve con buenos ojos relacionarse con un yanqui, por muchas riquezas que posea.

Es el recuerdo de un momento tan intenso, tan dulce, de tal atracción por esa joven encantadora lo que logrará que acepte el matrimonio al que se ve impuesto, pero no tarda en descubrir que los recuerdos que tiene no encajan con la arpía que está atada a su lado de por vida.

Al debe seguir fingiendo que es un muchacho, pero Cole descubrirá la verdad. Sin embargo su futuro está encadenado a una arpía y poco puede hacer para modificar su situación.

El destino separará al doctor Latimer de la joven Alaina. A causa de las heridas que sufre Cole se ve obligado a abandonar el ejército y decide regresar al norte con su flamante y arrogante esposa que fallecerá al poco tiempo.

La vida de Alaina no mejorará con el distanciamiento. Volverá a temer por su vida y deberá aceptar una propuesta que, expuesta por su malévolo tío, la decepciona. Aún así, no le queda otra opción que aceptar y en adelante sentirá que los rencores y malos entendidos gobiernan la vida de esta pareja que no reconoce los signos del amor verdadero bajo las capas de la indiferencia que se obstinan en mostrar.

Gracias a esta escritora descubrí el apasionante universo romántico. Esta magnífica obra, tan bien documentada consigue trasladarte a su turbulenta guerra y con la falicidad que la caracteriza consigue alojarse en tu corazón.

Cenizas al viento es una de esas historias que te acompañan por el resto de tus días. Una sublime andanza por los sentimientos de dos seres predestinados que deben salvar sus almas en un ambiente desolado por la guerra y heridos por las maquinaciones de un ser despreciable. Es el verdadero amor que se profesan lo que les ayudará a olvidar las terribles vivencias del pasado y que logrará unirlos definitivamente.

Puntuación: 9’5

Highlands

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada