miércoles, 31 de julio de 2013

Ríos de oro, Jenna Kernan




Ríos de oro, Jenna Kernan

Editorial. Harlequín Internacional/ junio 2012 ISBN: 9788490109076 Papel: , 5,20 € Páginas: 320
Editorial. Harlequín Internacional/ junio 2012 ISBN: 9788468701820 Ebook: 3,99 € Páginas: 320
Género: histórico
Serie: sin serie



Buscar oro podía llevar hasta algo más precioso

Jack Snow había aprendido por las malas que la única persona en la que se puede confiar es en uno mismo. Después de que la fortuna familiar se hubiese esfumado, se tuvo que poner su mejor chaqueta y desplegar todo su encanto para conseguir una heredera que se casase con él.


La última persona con la que pensaba viajar por el Yukon era la hija de un inmigrante irlandés, pobre y sincera. Sus posiciones sociales estaban a kilómetros de distancia. Sin embargo, Lily Shanahan era avispada e intrépida a la hora de enfrentarse a las montañas heladas y los ríos indómitos, y Jack tuvo que reconocer que su pasión por la vida era suficiente para tentarlo.


Lily Sanahan es una intrépida joven que quiere triunfar en la vida, quiere poder ayudar a sus hermanos y no pasar nunca mas hambre y para ello debe llegar al campamento minero más importante, pero hay un gran problema necesita un compañero de viaje para poder hacer el camino que ella sola nunca conseguiría, pero por ahora nadie ha querido acompañarla, mientras espera su oportunidad no pierde el tiempo, acompañada de su inseparable perro y su carreta lleva el material de la gente que llega por primera vez, cocina, canta en el saloon, cose y lo que sea menester, mientras no va a esperar con los brazos cruzados sino que conseguirá hasta el ultimo penique que pueda para conseguir que su sueño se haga realidad, hasta que un día ve llegar en el barco a un joven con cara de perdido y a cambio de su ayuda él deberá acompañarla para conseguir por fin llegar a su meta.

Jack Snow era el heredero de una acaudalada familia de Nueva York pero debido a las malas inversiones de su padre lo han perdido todo, no solo la fortuna familiar sino también a su padre que no pudiendo hacer frente al problema se suicidó, ahora es el responsable de volver a conseguir una fortuna para devolverles a su madre y a su hermana el estatus que siempre habían tenido, y como no quiere buscar y casarse con una heredera decide que con sus estudios de ingeniería es capaz de hacerse rico encontrando oro, lo que no sabia es lo duro que podría llegar a ser.

Ahora Lily y Jack se han encontrado y no podían ser dos personas más diferentes en estatus social y cultura pero si hay algo que los une es la honestidad y poco a poco el amor.

Me ha gustado, sobre todo ella que es el perejil de todas las salsas, esta mujer esta en todos los lados, igual plancha, que canta, que cocina, que navega, a mi me dejaba agotada de solo leerla, no tenemos al típico protagonista que siempre la esta protegiendo en este caso es al revés, vamos que sin ella él estaba mas perdido que una cabra en un garaje.

La historia de amor me ha gustado, es tierna y fluye poco a poco mientras se conocen y aprenden a confiar el uno en el otro, lo único que no me ha gustado es que él es un poco esnob y a veces hasta idiota, porque para él triunfar es que su hermana y su madre se compren bonitos vestidos y vayan a bailes, y eso para él es el climax de la superación, y por pensar eso menosprecia a Lily a la que no ve como una compañera igual a él, con prejuicios de clase, y hasta que se da cuenta ella le ha tenido que salvar el pellejo veinte veces, pero bueno ya era hora que fuera una mujer la que llevara las riendas.

Me ha gustado porque a mi las historias de pioneros siempre me han llamado la atención, aunque no es que sea una historia muy profunda, pero bueno si suficiente para hacerte una idea y pasar una tarde entretenida.

Una pequeña historia llena de aventuras que no es que te dejen anonadada al acabar pero si que entretienen. No pasará a la historia como una gran novela pero la recomiendo para una tarde tranquila sin ganas de pensar.

Puntuación: 6

rosamoni

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada