domingo, 8 de septiembre de 2013

Un amor peligroso, Sabrina Jeffries



Un amor peligroso, Sabrina Jeffries 

Editorial: Terciopelo / 11 Mayo 2014   ISBN: 9788415952404 Ebook:  3,99€ Páginas: 384
Editorial: Terciopelo / 03 Octubre 2011 ISBN: 9788492617272 Papel: 18,00€ Páginas: 384
Género: Histórico
Serie: 1º Solteronas de Swanlea


Griffith Knighton ha dado con el modo perfecto para evitar verse atrapado en un matrimonio con una de las hijas del conde de Swanlea: cambiando de identidad con otro hombre que casualmente encontró durante una visita a Swan Park. Así matará dos pájaros de un tiro: librarse del yugo conyugal antes de tiempo y ser además, libre de encontrar los documentos que demostrarán su legitimidad. Después de todo, Griff no está dispuesto a casarse con ninguna solterona, por más lucrativo que esto sea. Pero con lo que no contaba en su elaborado plan, era con la voluptuosa Rosalind, quien sería capaz de tentar al mismísimo San Juan y, Dios bien sabía, que él no era ningún santo.
Rosalind está dispuesta a rebelarse al plan urdido por su padre de casarla con un rico heredero, tanto y más cuando ese hombre resulta del todo intolerable. Pero es que además existe un arrogante palurdo con el que se ha tropezado en Swan Park que la hace vibrar y Rosalind no puede negar el fuego abrasador que siente cuando está cerca de él. Si, además, viene envuelto en una capa de misterio y peligro, ¿cómo no arriesgar su corazón por un hombre cuyos secretos podrían destruir su incipiente amor? 





Un amor peligroso supone la primera entrega de la serie Solteronas de Swanlea de Sabrina Jeffries. Se trata de una novela de corte histórico, encuadrada en la Inglaterra de principios del siglo XIX. En ella nos encontramos con dos protagonistas aparentemente opuestos pero que, en realidad, tienen muchísimas cosas en común.

Rosalind es una solterona. Con su edad, cualquiera afirmaría que se ha quedado ya para vestir santos. No obstante, esta situación parece no importarle en absoluto ya que, si no es por amor, no tiene el menor interés por casarse jamás. Práctica y responsable, es una mujer de recta moral, que se opone a cualquier vulneración de la legalidad y cuestiona cualquier motivo "de fuerza mayor" que pueda llevar a alguien a desviarse por el camino equivocado. No obstante, frente a esto, también es una mujer romántica, que sueña con encontrar algún día a alguien que la ame y a quien amar en igual medida. Apasionada e impulsiva, no puede controlar sus propios sentimientos y, lo que es más preocupante, sus propias acciones cuando está cerca de Griff. Y es que, aún cuando él la saca de quicio constantemente, es el único capaz de encender esa chispa dentro de ella que nunca pensó que llegaría a sentir.

Griff, por su parte, es un tipo serio, controlador y ambicioso. Tras ser acusado durante años de ser un bastardo, acusación completamente falsa, ha logrado fundar un imperio por sus propios medios. Ahora, siendo ya un hombre de fortuna, ha decidido poner fin a la injusticia a la que ha sido sometido desde poco después de su nacimiento. Demostrará que no sólo no es un bastardo sino que, además, es nada menos que un conde. Y si para eso tiene que hundir a la familia del impostor del Conde de Swanlea, lo hará. Aunque, lo que no esperaba, era encontrarse con la indómita Rosalind, una mujer de armas tomar que, en su primer encuentro, lo ataca con una espada. Y, desde luego, no había contemplado jamás la posibilidad de que una de las hijas del conde llegase a importarle tanto. Pero ha luchado durante toda su vida por lograr lo que tiene ante sus narices, por recuperar un título que siempre ha sido suyo y que le abrirá las puertas para expandir su negocio mucho más lejos de lo que nunca podría haber soñado. Así pues, por muy hermosa, seductora y encantadora que sea Rosalind, hay oportunidades que no pueden dejarse pasar tan fácilmente...

En cuanto al resto de los personajes, lo cierto es que Sabrina Jeffries, como suele ser habitual en ella, nos presenta a unos personajes que sabemos de antemano que tendrán su propia historia. Personajes que, aún cuando son secundarios, aparecen ya perfectamente perfilados. Las hermanas de Rosalind, la joven y tímida Juliet y la desencantada y triste Helena, dejan claro ya en esta obra el tipo de personaje que serán. Juliet, poco más que una niña, se nos muestra como una mujer que debe crecer, madurar y evolucionar para poder vivir sus propias aventuras. Helena, por su parte, pone de manifiesto que los duros sucesos que ha vivido la han convertido en una mujer dura, decepcionada y pesimista. Resulta prácticamente imposible no percibir que se trata de una joven cansada, que no espera nada de la vida y predispuesta a esperar siempre lo peor de la gente. Ella, junto a Daniel (un irlandés hijo de un famoso salteador de caminos que se ha convertido en la mano derecha de Griff), son, en mi opinión, los personajes secundarios más interesantes de la novela y forman una pareja que promete.

Escrita al más puro estilo Jeffries, la novela está repleta de escenas "apasionadas", diálogos chispeantes y su dosis justa de humor. Con un lenguaje sencillo y nada rebuscado, se hace fácil de leer y la ausencia, o poca presencia, de datos históricos o elementos externos a la historia principal, centra la atención del lector en la acción de los protagonistas.

No obstante, frente a todo esto, he de reconocer que hay una cosa que, más que decepcionarme, me ha desconcertado. Y es algo que últimamente encuentro en todas las historias de esta autora. Los diálogos entre los protagonistas en los momentos "tórridos" de la novela me han parecido completamente absurdos. Si ya la mención constante a lo largo de toda la obra de citas de Shakespeare me tenía un poco confundida, en el momento en el que, en plena "faena" comienzan a citar al bardo de Avon, a hablar con términos "subidos de tono" completamente ridículos y a tener conversaciones que, al menos para mí, son poco menos que surrealistas, me desorientó por completo. Tal vez sea porque Sabrina Jeffries y yo tenemos un sentido del humor completamente diferente. Quizá lo que pasa es que en inglés estas cosas no sonaban tan absurdas. Pero lo cierto es que, para mí, deslucen un poco la novela.

En resumen, una novela interesante, bien escrita, ágil y entretenida pero con algún que otro momento desconcertante. Aún así, dado que no pude abandonar su lectura, ni siquiera después de esos momentos de desconcierto, creo que se merece un 7.5.

Puntuación: 7,5

fanicf 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada