sábado, 26 de octubre de 2013

Loca por las compras de Sophie Kinsella


Esta serie chick-lit ha sido incluso llevada a la gran pantalla. En ella, nos cuentas las aventuras y desventuras de Becky, una adicta a las compras.
En clave de humor, es una saga que te hará pasar muy buenos momentos. 
Si quieres reírte y no sentirte tan culpable por ser una compradora compulsiva estos libros son fantásticos.
Fdo. Adelaida

1. Loca por las compras
Si uno acabara de conocer a Rebecca diría que es una chica como muchas otras, activa, alegre y con ganas
de marcha. Pero si intentara compartir con ella un placentero e inocente sábado por la tarde, paseando por, digamos, Kings Road, constataría de inmediato que Becky, como la llaman sus amigos, está total, absoluta, perdida e irremisiblemente... ¡loca por las compras! Pese a sus denodados esfuerzos por controlar esos devastadores impulsos consumistas, Becky ha sucumbido tantas veces a la tentación que las deudas empiezan a volverse una seria amenaza para sus inmaculados antecedentes penales. Necesitada de una solución urgente y en el punto álgido de su desesperación, Becky ha ideado un plan que, o bien la saca de apuros para siempre, o de lo contrario tendrá que hacerse a la idea de una tranquila vida en una remota y solitaria isla en los Mares del Sur.

2.Becky en Manhattan
Si en Loca por las compras dejábamos a Becky más o menos recuperada de un importante bache económico, ahora, con la lección bien aprendida, se ha propuesto comprar únicamente lo necesario para
vivir, y parece que poco a poco lo va consiguiendo. Sin embargo, de repente, un inesperado viaje a Nueva York hace tambalear sus buenos propósitos. Becky aterriza en Manhattan junto a su novio y descubre un mundo lleno de tiendas maravillosas, grandes almacenes de superlujo y ventas de muestrario, esos fantásticos lugares en los que ofrecen ropa de diseño a mitad de precio. ¿Cómo resistir a semejante tentación? Desde luego,una opción sería recordar al temible señor Gavin, el nuevo director de su banco, que carece de la sensibilidad necesaria para comprender las necesidades de Becky; y la otra, pensar en las maliciosas portadas de los periódicos ingleses, que aparentemente se han confabulado para exponer al mundo el eterno problema de liquidez de una inocente chica londinense. 

3.Becky prepara su boda
Otra divertida aventura de Becky Bloomwood, la incorregible «Loca por las compras» Por una vez en la
vida, a Becky Bloomwood las cosas le van bien. Famosa por su afición a comprar sin límites, por fin ha conseguido el trabajo de sus sueños como asesora de compras en una tienda neoyorquina. Además, vive en un fabuloso apartamento en Manhattan con su novio Luke e incluso ha abierto una cuenta conjunta con él. Pero, de repente, todo se acelera. Luke le pide que se case con él, y acto seguido, como movidas por un automatismo ancestral, entran en acción las... suegras. La madre de Becky quiere que la boda se celebre en el jardín de su casa de Surrey y que su hija lleve el mismo vestido de volantes que vistió ella. Por su parte, la de Luke está empeñada en organizar una fastuosa ceremonia en el Hotel Plaza de Nueva York. Becky es consciente de que tiene que elegir entre una de las dos, pero ¿cómo tomar semejante decisión? Las semanas pasan hasta que, un buen día, se percata de que ha organizado dos bodas, una a cada lado del Atlántico.

4.Becky tiene una hermana
Otra divertida aventura de Becky Brandon (de soltera Bloomwood), la incorregible «Loca por las compras» Tras una lujosa luna de miel que ha durado diez meses, Becky Brandon —la compradora compulsiva más
famosa del mundo— vuelve a Londres con su flamante marido. Tan pronto pone los pies en casa, aparecen ante el portal dos camiones cargados de «recuerdos» que ha comprado a escondidas durante el viaje: mesas de comedor, jirafas de madera gigantes, máscaras… Las facturas no se hacen esperar y, muy pronto, su tarjeta de crédito se convierte en un trozo de plástico inútil. La crisis estalla y Luke le impone un estricto presupuesto, pero las malas noticias nunca vienen solas: Suze, su amiga inseparable, ha encontrado otra amiga más inseparable, y sus padres deciden confesarle un secreto explosivo: Becky tiene una hermana. La idea de encontrar, a sus veintisiete años, un alma gemela con quien compartir su pasión por los zapatos, las rebajas y las sesiones de manicura abre un panorama prometedor, lo cual no impide que, antes de lanzar las campanas al vuelo, Becky tenga que averiguar los gustos y hábitos de consumo de su nueva hermana Jessica.

5.Becky espera un bebé
Una nueva aventura de Becky Brandon, la incorregible «Loca por las compras» Por una vez, a Becky
Brandon —de soltera Rebecca Bloomwood y más conocida como «Loca por las compras»— las cosas no le pueden ir mejor: está felizmente casada, los negocios de su marido van viento en popa y buscan casa nueva porque ella se ha quedado... embarazada. Becky se siente radiante, aunque haya surgido un pequeño problema: con Luke han decidido no saber el sexo del bebé, lo cual es muy romántico, sí, pero un engorro a la hora de comprar el ajuar del niño. De todos modos, Becky tiene con qué mantenerse ocupada, por ejemplo, en conseguir que Venetia Carter, la ginecóloga de las famosas, la incluya en su selecta agenda de pacientes. De por sí, una empresa nada fácil, que se complica horriblemente cuando Becky descubre que la célebre ginecóloga, una pelirroja espectacular, había sido compañera de Luke en la universidad. De pronto, saltan todas las alarmas: su matrimonio se escora peligrosamente, y serán necesarias medidas extremas para evitar un naufragio inminente y poner proa al único puerto seguro. Sophie Kinsella es la autora más divertida y popular del momento. Número uno en Inglaterra, Estados Unidos e Italia.

6.Becky y Minnie se van de compras
Becky Brandon —la compradora compulsiva más famosa del mundo— creía que la maternidad sería pan comido, y tener una hija —¡una compañera de shopping para toda la vida!—, un sueño hecho realidad.
Pero todo es más peliagudo de lo que esperaba: a la tierna edad de dos años, Minnie tiene una idea propia del placer de ir de tiendas. Para empezar, su palabra favorita es «mío» y demuestra una notable habilidad para sembrar el caos en cualquier sitio, especialmente en los grandes almacenes más selectos. Por si fuera poco, la crisis mundial obliga a la gente a recortar gastos, algo que afecta directamente a los clientes de Becky. Además, la familia sigue viviendo en casa de los padres de ella, circunstancia que la joven desea cambiar a cualquier precio. Pero, a pesar de los contratiempos, la infatigable Becky decide animar a todo el mundo organizando una espectacular fiesta sorpresa de cumpleaños para Luke. Y es entonces cuando las cosas se complican de verdad...



Gracias a Adelaida por esta recopilación

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada