miércoles, 28 de enero de 2015

Bombón, Patricia Sutherland

Comprar aquí


Bombón, Patricia Sutherland

Editorial: Jera Romance  / Septiembre 2012 ISBN: 9788493973032 Papel: 13,99€ Páginas: 230
Editorial: Jera Romance  / Septiembre 2012 ISBN: 9788493973049 Ebook: 2,99€ Páginas: 230
Género: Contemporáneo
Serie: 1º Sintonías

Mandy y Jordan son amigos desde niños. Pudieron haber sido novios adolescentes, pero él no acudió a la cita. Ahora ella tiene 26 años, es una cantante famosa, y Jordan, además de su amigo, es su mánager. 

Desde hace dos años, Mandy alimenta a la prensa sensacionalista con escándalos frecuentes y no atiende a razones. Una noche, Jordan la encuentra en su suite del hotel compartiendo cama con el licencioso vocalista de una banda de rock, y decide marcharse. Cuando Mandy quiere darse cuenta, Jordan se ha ido y su vida es un desastre. 

Para Jordan, marcharse fue un intento de pasar página: cada vez más atrapado en la red de un amor no correspondido, ya no sabe qué hacer. Pero al tiempo, cuando vuelven a verse y Mandy se muestra arrepentida por lo ocurrido, y poco después reacciona tan mal al comprobar que él ha asistido con una amiga a la entrega de premios en la que Mandy es una de la nominadas, se enciende una pequeñísima luz de esperanza... ¿Son celos? ¿Qué posibilidades tiene de enamorar a esa mujer arisca que cambia de acompañante como de zapatos, cuya relación más larga duró apenas una semana? 

Intentar olvidarla no resultó. Jordan decide que es hora de cambiar de estrategia...





Mandy es una estrella del country, deseada y mimada por todos. Vive la vida a tope, es un espíritu libre, pero ha perdido el norte. Su vida ya no tiene sentido, metida en una vorágine de sexo y alcohol va a la deriva, y es que parece tenerlo todo aunque por dentro se siente vacía, utilizada, sin ganas de luchar... solo de dejarse llevar por una vida que no le plantea ningún reto por el que centrarse. Cuando Jordan, su manager y amigo desde la niñez, se enfrenta a ella y la abandona, ese castillo de naipes se derrumba y debe plantearse lo que desea de verdad y si puede o quiere luchar por ello. ¿Podrá Mandy superar sus problemas y descubrirse por fin a si misma o ya no hay forma de salir indemne de una vida de excesos?

Jordan siempre ha amado a Mandy, desde su adolescencia comprendió que ella era la mujer de su vida, la única que puede darle sentido. Primero por su juventud y después por su vida disoluta como estrella siempre ha estado a la sombra, cuidando de ella y protegiéndola, pero ya no puede más, ver como se destruye es demasiado duro para él., debe dejarla marchar aunque le cueste sanar. Con lo que no contaba es que Mandy es muy fuerte y tras recapacitar lo quiere de nuevo en su vida pero ¿sólo negocios, amistad o también amor?


Tras leer Volveré a ti, estaba deseando leer Bombón, la historia de Mandy y Jordan. Han pasado más de diez años y por fin esa atracción de juventud está en su momento perfecto, o puede que no, puede que esos diez años llenos de desenfreno, sexo, alcohol, éxito y dolor haya hecho lo suyo imposible.


Mandy y Jordan son totalmente diferentes; ella decidida, alocada, dispuesta a vivir la vida a tope sin pensar en nada ni nadie más; y él protector, dulce, calmado, responsable, siempre pensando las cosas antes de dar ningún paso porque para él solo existe una persona en su mundo y esa persona es Mandy. Pero a pesar de ser tan diferentes se complementan a la perfección. Él es el freno que hace poner los pies en el suelo a la protagonista y ella el fuego que hace disfrutar la vida y romper la calma y la rutina en él.

Dos caras de la moneda, hielo y fuego, amor y pasión, ternura y tempestad. ¿Qué puede haber mejor en una buena novela? Porque estamos ante una muy buena novela, una preciosa historia que se disfruta, que te emociona y te lleva paso a paso en un cortejo lleno de sensaciones.


En un principio no conectaba con Mandy, esa joven que conocí en Volveré a ti se ha convertido en una persona egoísta, mimada, consentida, egocéntrica, que solo piensa en si misma sin importarle nada más. Una diva sin nada que aportar pero poco a poco vamos viendo su evolución, como va cambiando y convirtiéndose en la persona que se dejaba entrever en la precuela: directa, divertida, inteligente, arriesgada pero con un gran corazón. No es fácil conseguir cambiar tanto a un personaje porque normalmente la primera impresión es la que queda y sin embargo conforme avanza el libro acabas encariñándote con ella y viendo su lado vulnerable, y es que no todo es lo que parece.


Pero desde luego mi preferido es Jordan, un hombre de los pies a la cabeza, él sí que no ha cambiado, sigue siendo leal, honesto, tierno, responsable, protector, y ahora descubriremos su faceta sensual. Él sí que es un “bombón”. Toda su vida ha estado enamorado de ella, pero siempre en la sombra, dándole su espacio y comprendiéndola como nunca nadie lo ha hecho, conoce su lado oscuro y aun así la adora. ¿Quién no querría un Jordan en su vida?


Con unos secundarios perfectos, la familia Brady al completo, los padres y sus hermanos Jason y Mark, y como no podía faltar Gillian su amiga de acogida. Veremos cómo se han hecho adultos y van cogiendo cada uno su camino pero nos falta todavía su historia, una historia que estoy deseando conocer.


En resumen, una buena novela, de las que devoras sin poder parar de leer, que te hace sentir y disfrutar, con su toque sensual muy bien narrado, y unos diálogos que pondrán tus pelos de punta. Totalmente recomendable.


Valoración: 9

Rosamoni
Enero 2015

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada