viernes, 31 de enero de 2014

Ríndete a mí, Susana Oro



Ríndete a mí, Susana Oro

Editorial: Vergara / 2012 (Argentina) Páginas: 256
Género: Contemporáneo
Serie: Indenpendiente


Irina Esquivel Alzaba Ríos es una ladrona inteligente, astuta, bellísima y salvaje. Dante Ventura es un seductor incorregible. Ambos se ven por primera vez durante el velatorio del padre de ella. Pero más allá de la tristeza infinita, la naturaleza de ambos se impone: ella le roba dinero y él siente que está frente a una mujer distinta a todas las demás. Humillado por haber sido víctima de un robo a manos de la hermosa Irina, Dante se lleva el diario íntimo de ella... Esto será la chispa que encienda el desafío y una atracción que ninguno podrá controlar.
Cuando los increíbles secretos familiares de Irina vayan develándose, sus caminos se cruzarán y la pasión entre ellos tomará todas las formas posibles.
En plena comunión con el paisaje de las sierras cordobesas, la pareja será a veces agreste y otras, exuberante en idas y venidas que irán moldeándolos como seres salvajes e instintivos. ¿Llegará finalmente la calma redentora del amor?


Ríndete a mí es una novela que hizo cola con el resto de los libros que esperan en lecturas pendientes y por suerte le llegó su turno, más aún porque hace poco su autora , la escritora argentina y cordobesa Susana Oro, sacó una nueva novela que espero leerla pronto.
Todos los argentinos tenemos en nuestros labios el nombre y el apellido de esta autora porque nos ha presentado una novela completamente diferente a lo que estamos acostumbras las lectoras (y lectores) de romántica pero que no debe faltar en ninguna biblioteca porque Susana escribe “bien en argentino”, el que se usa hoy en día (y yo lo uso continuamente sobre todo cuando me enojo).

Ríndete a mí cuenta la historia de Irina Esquivel Alzaba Ríos de profesión ladrona y la lleva con mucho orgullo a tal punto que arma una sociedad junto a su padre Jacinto Esquivel Alzaba Ríos, que dura hasta qué este fallece producto de una práctica que dejo que el lector descubra y que resulta graciosa. Irina es muy astuta y por tanto es muy rápida para robar, es inteligente y más allá de vestir humildemente, permanecer sucias muchas horas, es hermosa y salvaje en su forma de andar, ser y hablar. Y Dante Ventura es el semental del pueblo, un hombre joven, mujeriego y el cual Irina tendrá la desgracia de conocer en el velorio de su padre Jacinto a causa de un accidente allí en pleno velorio y más allá del dolor y la bronca que siente por la muerte de su padre, Irina no perderá ocación y le robará la billetera a Dante y a partir de aquí una chipa de desafío y atracción atrapará a estos dos personajes.

Como les decía, Ríndete a mi es una novela romántica a la que yo categorizaría dentro del chick lit, con la diferencia que es un chick lit argentino porque usa expresiones y diálogos no habituales a la novela romántica argentina (y a la anglosajona) y que quizás para un lector español puede tornársele extraño porque en este libro nos encontramos con expresiones como: “-Estoy ocupado extendiendo manos”- o “-Ah no, yo ya me llené a reventar”. Y el tono en el que está narrada, aparte de serlo en tercera persona, la convierte en una novela muy graciosa, divertida y llevadera. Este lenguaje coloquial –si así puede llamarse- no sólo es propio de la provincia de Córdoba sino también de otros lugares, de barrios, de campos y son vocablos que se usan hoy en la actualidad, como ser: “Como mierda…” o “(…) me voy, mis pollos me esperan”  y también párrafos como estos: “y no había querido continuar la cornuda dinastía de su padre”.

Ríndete a mí cuenta con personajes originales, especiales y únicos, cada uno con sus propias características que harán al lector reír y pasar momentos agradables, algunos de carácter gruñón, como el abuelo Juan, quien en palabras de la autora tiene una rara forma de querer: Desprecia al que ama, y dice amar al que le es indiferente; otros atorrantes, inútiles pero ambiciosos de dinero como los mellizos Jeremías y Josué de los cuales la autora nos dice que, al menos de los dos se hace uno. También tenemos a Julia, la madre de Irina, de Anabel (que heredera la pasión por cierta práctica) y de los mellizos, mujer muy particular en sus acciones y pensar. Tampoco quiero olvidarme del semental gallo Claudio y la gallina Coca, ésta propiedad de Anabel, personaje que me recordó a mi infancia en el campo porque yo también hablaba con las gallinas cuando era chica; Y menos de Elsa, la empleada de la estancia “La Terca Española”.

Ríndete a mí es una novela que en ningún momento declina, para nada se torna aburrida, todo lo contrario, a medida que se avanza en los capítulos -ambientados todos en la hermosa provincia de Córdoba-, más queremos saber cómo terminará todo y en sus páginas se encuentran, aparte de las risas, historias, emociones lo que hace que el lector penetre en el libro y sea parte de estos personajes, que tiene un modo particular de tratarse entre ellos, como por ejemplo: “-Elsa, estoy esperando tu asquerosa comida”, y que insisto, se sigue usando en muchos lugares.

Ríndete a mí esta contextualizada en nuestros días y la autora a través de Dante, Irina, Juan, Elsa y Anabel (esta tiene una forma muy particular de enseñarnos un gallinero) nos pintan Córdoba con momentos graciosos e increíbles y ayuda al lector a quedar enamorado de esta historia de amor, porque más allá de existir robo de por medio, hombres gruñones, muchachos jóvenes atorrantes, personajes amantes del sexo al aire libre y todo el tiempo, existe una bella historia de amor que se mezcla con humor y que es irónica en la mayoría de las veces. Irina es experta en escapar de la ley, pero veremos si podrá escapar del corazón de Dante Ventura. 


En definitiva Ríndete a mí me ha gustado muchísimo y por tanto recomiendo leer esta novela para que no sólo se enamoren sino que rían, se diviertan y Dante les saque varios suspiros y sean parte de estos y el resto de los personajes secundarios que aparecen en el libro.


Valoración: 9
Analiaalvira

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada