domingo, 10 de agosto de 2014

El rincón del escritor: Olivia Ardey nos presenta En la Toscana te espero

Ficha del libro



Hay lugares maravillosos, Italia está llena de ellos. Paisajes inolvidables, símbolo de buenos recuerdos, a los que siempre deseamos volver. Desde Venecia a Sicilia, pasando por Arezzo y la eterna Roma, te invito a recorrerla con la familia Tizzi, con Enzo y Rita, con el abuelo Giuseppe, la pequeña Iris… Y por supuesto, con Massimo y Martina. Dos amantes pasajeros que huyen del amor todavía no saben que la magia de la Toscana los reunirá de nuevo. Lo que suceda a partir de entonces depende de ellos dos… O del destino caprichoso que se empeña en mostrarles la felicidad cuando menos la esperan.









Los personajes nos hablan de la novela:

Ella es… ¿La chica de los rizos pelirrojos? Sí, esa soy yo. Martina Falcone. Vivo en Roma, aunque crecí
en Sicilia con mis abuelos. He cometido demasiadas tonterías desde que murieron mis padres, pero nunca es tarde y he retomado los estudios que abandoné. No me importa ser, con 26 años, la más vieja de la clase. Sólo me interesa acabar mi carrera con unas notas brillantes y dedicarme a la Asistencia Social.  Hace años aposté por el amor y perdí, así que no quiero saber nada de los hombres. Aunque por una vez… ¿quién se resiste a una locura con un hombre como él? ¡Qué alto, que sexy y qué sonrisa! No sé ni cómo se llama, pero el desconocido que no deja de mirarme con esos ojitos azules de niño bueno, intuyo que tiene ganas de portarse mal. Y esta noche yo también tengo ganas de ser una chica muy mala. Sólo una noche, ¿por qué no?… Y no nos volveremos a ver. 


***

Él es… Me llamo Massimo Tizzi, soy capitán del Ejército del Aire. Tengo 33 años y piloto un cazabombarderos. Mi pasión es surcar el cielo y mi lugar preferido en la Tierra la hacienda ganadera de
mis padres, en el corazón de la Toscana. Vivo en Roma, donde estoy destinado, por estar más cerca de mi hija pero nunca dejaré de ser un hombre de campo. Mi pequeña Iris es el sol que ilumina mi vida. Soy padre pero nunca he estado casado, eso es algo que la madre de mi hija no me perdona y por eso se encarga de amargarme la existencia. Con una relación infernal a las espaldas, no quiero saber nada de compromisos formales que compliquen mi vida aún más. Sólo una vez quise que las cosas fueran diferentes. Fue una noche de sexo a ciegas con la chica más maliciosa, dulce, sexy y deseable que he tenido en los brazos jamás. Algo en ella me devolvió la esperanza. No quiso decirme ni su nombre y, aunque sé que no volveré a verla, no logro olvidar a aquella pelirroja preciosa, ni sus pequitas doradas. 


Una escena que abra el apetito:


Noche en Venecia…

—¿Qué tienes aquí dentro? —exigió Massimo rozándole la frente con los labios
Volvió a retirarse unos centímetros para contemplar su rostro a la luz de los focos que embellecían la delicada columnata del Bobolo.
—Tú y yo, nada más.
—Quería dejar la decisión en tus manos. Pero no puedo marcharme esta noche sin tenerte otra vez. Quiero un poco de la chica sin nombre que me hizo recobrar la ilusión —murmuró acercándose a su boca—. Y quiero mucho más de la mujer que conozco y me ha devuelto la esperanza.
Martina se aferró a sus hombros y unió la boca a la suya, vibrante de deseo contenido y al fin satisfecho. Massimo la saboreó con los ojos cerrados, enredó la lengua en la suya con codicia. Se entregaron y reclamaron la entrega del otro, perdidos en un goce exquisito como la seda y ardiente como el fuego.
—Si no tuvieras que coger ese tren, esta noche te subiría a mi habitación —dijo acariciándole los labios con los suyos.
—Ya estarías debajo de mí —aseguró, cogiéndole las nalgas para pegarla a su bragueta abultada. 
—Prefiero que te marches ahora, ¿sabes? —él frunció el ceño—. Te deseo, pero no quiero ser tu chica de los revolcones de emergencia.
—En la chica de las emergencias no se piensa a todas horas, por la mañana, por la tarde, por la noche… Me vuelves loco, Martina.
Volvió a besarla con ansia exigente hasta que sintió los gemidos de ella ahogarse en su boca.
—No quiero despedirme de ti —musitó ella apretando los labios sobre los de Massimo para retener el calor y su sabor; un ruego absurdo, porque sabía que debía marchar. 
—Este beso de despedida es también un comienzo, bella —advirtió él antes de tomar su boca otra vez.




Desde LecturAdictiva damos las gracias a Olivia Ardey por la presentación.



8 comentarios:

  1. Tengo muchísimas ganas de leer este libro, la portada es preciosa :D

    ResponderEliminar
  2. tengo un librode la autora y todavía no he podido leerlo asique espero que me gusta y leer este tambien <3

    ResponderEliminar
  3. Este libro me picó la curiosidad desde que lo vi por primera vez. Aún no he tenido la ocasión de leerlo pero lo tengo en mi lista de pendientes y esperó hacerlo pronto.

    ResponderEliminar
  4. Este libro lo tengo pendiente desde que le vi. Me encanta la portada y como escribe Olivia Ardey.

    ResponderEliminar
  5. Nunca he leído nada de esta autora y le tengo ganas, he escuchado comentarios muy buenos sobre ella y no solo como escritora, también como persona.

    Esta presentación me ha picado la curiosidad, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría leer este libro. Aun no conozco a Olivia como escritora, pero sí he teidoo el placer de estar con ella y le deseo mucha suerte.

    ResponderEliminar
  7. Este libro tiene muy buena pinta y como me encanta como escribe la autora seguramente lo acabe cogiendo jeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Es uno de los mejores libro de Olivia, Martina y Leo son tremendos... Aunque yo me quedo con La Dama de Tréboles y Delicias y Secretos.

    ResponderEliminar