martes, 30 de septiembre de 2014

Entrevistamos a María José Losada



Si os hablamos de María José Losada quizás muchas personas no la conozcáis, pero si os gusta la romántica seguro que habéis disfrutado de su trabajo.
Es traductora de novela romántica en todos sus subgéneros. Ha traducido a autoras tan conocidas como Pamela Clare, Shayla Black, Susan Elizabeth Phillips o Lisa Kleypas.

Gran lectora de romántica cree que lo más importante a la hora de conseguir una buena traducción es interpretar lo que el autor quiere expresar, sin olvidar el estilo original. Y que no te des cuenta de que estás leyendo una traducción.

En su web podéis encontrar información sobre sus traducciones en forma de fichas. Además de los datos bibliográficos podéis disfrutar del primer capítulo de los libros y leer una impresión personal de lo que supuso traducir cada novela.

Esta es su web:

Además, ha creado un blog con algunas amigas, la mayoría de ellas escritoras de novelas románticas. Se llama Pecados Capitales.



Háblanos un poco sobre ti:

—¿Lees desde tu niñez?
Desde que pude juntar las letras y entender el significado de las palabras.

—¿Nos podrías contar algún recuerdo o anécdota de tu infancia relacionada con los libros?
En realidad la anécdota no es de mi infancia, sino de un poco después. Lo cierto es que siempre he leído, como decía mi madre, hasta la composición del colacao… salvo en una época concreta de mi vida. No os lo vais a creer, pero durante los nueve meses que estuve embarazada prácticamente dejé de leer. De beberme 5 libros a la semana, pasé a una época de sequía que se redujo a tres libros en todo el embarazo. Y uno de ellos es para quemarlo… así que no cuenta. Por si alguien lo leyó y está de acuerdo conmigo, se trató de Tres deseos, de Barbara Delinsky, ¡qué llorera, por Dios!


—¿Cómo descubriste la novela romántica?
Como dije un día en una de las entradas que escribí en Pecados Capitales, uno de los primeros autores que seguí compulsivamente fue Zane Grey; me rechiflaban sus novelas de vaqueros en las que siempre había una historia de amor. Poco a poco leí todas las que pude conseguir y, cuando no quedó ninguna, comencé a comprar libros de la sección romántica del Círculo de Lectores con argumentos tipo western con la esperanza de que fueran similares. Uno de ellos fue Corazón Indómito de Johanna Lindsey , y me enamoré de ese tipo de historias. Desde entonces, no he dejado de leer novela romántica.

—¿Cómo es tu día a día?
Imagino que todo lo normal que puede ser el día a día de una madre trabajadora, jajaja. No es necesario que os aburra con lo difícil que resulta hacer encajar el trabajo con los horarios de los niños y sus actividades, con las comidas, las cenas, el gimnasio, los amigos, los padres, los hermanos y demás.

—¿Te dedicas a tiempo completo al mundo de la traducción?Ahora mismo casi prácticamente.También trabajo como lectora para algunas editoriales, haciendo informes de lectura o buscando nuevas autoras y novelas que podrían llegar a publicarse en nuestro país.

—¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿Género preferido como lectora?
Casi todo el mundo que me conoce sabe que mi autora favorita es SEP, Susan Elizabeth Phillips, pero hay otras muchas que me gustan muchísimo como pueden ser Lisa Kleypas, Jennifer Ashley, Sarah MacLean, Pamela Clare, Sherry Thomas… (podría seguir hasta el infinito). Mi género favorito es la romántica, of course, y dentro de ella, el contemporáneo y el histórico.

—¿Cuál es tu libro romántico favorito?
¿Solo uno? ¿Es una broma? Creo que no podría decir solo uno porque debo tener unos cincuenta pugnando por ese lugar.Uno podría ser Tenías que ser tú, otro Forastera, La locura de lord Ian Mackenzie, Amante despierto, Acuerdos privados, Abandonada a tus caricias, Sedúceme al amanecer, El corazón de una Bridgerton… Creo que podría cubrir esta página sin haberlos dicho todos.

Hablemos de tu trabajo como traductora:


—¿Por qué decidiste traducir romántica? ¿Has traducido o te gustaría traducir otros géneros?
Traduzco romántica porque me encanta la novela romántica. He traducido también algunas novelas del género erótico propiamente dicho como Los noventa días de Genevieve. De todas maneras, hay novelas consideradas románticas como pueden ser las de Shannon McKenna que son thrillers puros. No me importaría traducir novela negra, o histórica, aunque creo que lo pasaría francamente mal si tuviera que pasar un mes y pico conviviendo con un libro de terror o ciencia ficción, son dos géneros que me espantan.

—¿En qué momento del día trabajas? ¿Cómo te organizas?
Lo cierto es que reparto el trabajo a lo largo del día, adaptándome también al horario de mi hijo y a las tareas domésticas y/o recados que tenga que hacer. Lo primero que acostumbro a hacer por la mañana es releer el capítulo que traduje el día anterior, y a continuación me pongo con el que me he impuesto para ese día. Suelo trabajar con objetivos diarios porque siempre tengo fechas de entrega fijas. Puedo jactarme de que, hasta ahora (toco madera), nunca he entregado tarde una traducción. Como todo el mundo, hay días que me concentro mejor y acabo la tarea antes de comer, y otros que no me queda más remedio que seguir un poco más. Cuando termino lo previsto, suelo desconectar un rato y hasta la noche no vuelvo a retomar la traducción. Suelo corregir lo que he hecho en el día antes de irme a la cama.

—¿Te ayudas de otras personas para buscar información o todo el trabajo lo haces tú sola? (Ejemplo, buscar las equivalencias en el mundo BDSM)
La traducción la realizo yo sola, eso implica que si hay algo que desconozco en una novela que estoy traduciendo, soy la que tengo que investigar al respecto. Y bueno, confieso que me he enterado de muchas cosas que desconocía gracias a las novelas románticas.Ya que mencionas el mundo BDSM, ahora tan de moda, recuerdo haber flipado mucho cuando traduje Dominada por el deseo, el primer libro que me encargaron de Shayla Black. Era la primera vez que me asomaba al mundo de la D/s y estaba ojiplática. Si alguien hubiera revisado el historial del navegador de mi ordenador en ese momento se hubiera quedado a cuadros, pensando que era una ninfómana o algo así: pinzas para pezones, consoladores, sexo vainilla… un sinfín de situaciones nuevas para mí.

—¿Cuánto tiempo aproximadamente tardas en traducir una novela?
Una novela de longitud media, unas 90000 palabras, suelo tardar en torno a cinco o seis semanas a las que debo añadir unos diez días más para la revisión final. Aunque durante estos diez días finales ya suelo empezar también a tomar contacto con la siguiente traducción.

 —¿Qué escena dirías que ha sido más difícil traducir y por qué? 
La escena que más me costó traducir fue una que aparece en el libro En las redes del placer, de Shayla Black. Creo que está en el capítulo trece —sí, no apto para supersticiosos— . Lo cierto es que era una escena de sexo, precisamente de dominación, que me resultó especialmente desagradable y me agobié mucho. No es que estuviera mal escrita por la autora, es que me sentó mal en ese momento; mmm, quizá debería releerla.

 —¿Qué subgénero romántico te llena más traducir? ¿Cuál te resulta más fácil?
Me encanta traducir histórica y contemporánea. La histórica porque es el género que quizá me llena más y la contemporánea porque me divierto especialmente buscando los matices exactos de los diálogos; no os hacéis una idea de lo satisfactorio que resulta encontrar las palabras perfectas cuando se trabaja con un fragmento especialmente difícil. Es más fácil, traducir histórica porque hay menos slang (jerga coloquial e informal del inglés) y los términos son más neutros. Como curiosidad diré que la autora que más complicada me ha resultado es Shannon McKenna precisamente por el uso que hace del slang.


—A la hora de trabajar, ¿hay alguna diferencia entre traducir directamente para una autora o hacerlo para una editorial?
Lo cierto es que no. Tengo la suerte de que ninguna de las dos se mete en mi quehacer diario. En el caso de traducir para la autora hay una ventaja, que si algo no me cuadra siempre puedo preguntarle :-).


—¿En qué consiste eso del “Scout literario”?
Ser scout es ser un buscador. Un scout literario debe estar al tanto de lo que se publica en otros mercados, en mi caso el anglosajón y americano, leerlo, y recomendar a la editorial que me haya contratado aquellos libros que pienso que pueden funcionar en el mercado español.


—¿Alguna escritora que nos estemos perdiendo si leemos sólo en español?
Ahora mismo algunas, sí, pero no puedo decirlas. Espero que alguna de ellas se publique, vamos a cruzar los dedos a ver si hay suerte porque hay un par que son realmente buenas.


—¿En qué traducciones estás trabajando?
En este momento estoy corrigiendo el segundo libro de la saga Las reglas de los Canallas de Sarah MacLean, que se publicará en noviembre con el título Amor con amor se paga bajo el sello romántico de Versátil.Y ya estoy con el tercero de la saga Chicos malos, de M. Leighton, la apuesta de Phoebe para el otoño-invierno que creo que se publicará en febrero de 2015.


—¿Nos puedes adelantar algo?
No sé si debo, pero hay una saga que se comenzó a publicar en junio que seguiré traduciendo en breve… ;-) A ver si la adivináis… 

Danos tu opinión:


En el blog en el que colaboras, Pecados capitales, podemos leer lo que opinas sobre muchos temas relacionados con la romántica una vez a la semana, pero vamos a pedirte que compartas algunas con los seguidores de LecturAdictiva.

—Cuando se habla de la piratería se suele pensar en los autores y autoras, ¿cómo te afecta como traductora?
Me afecta de una manera bastante curiosa. Una de las formas menos conocidas del pirateo para el gran público son las fantradus o traducciones de fans. Como indica el nombre, son traducciones hechas y subidas a internet por aficionados forofos de una determinada autora antes de que los derechos de una novela sean adquiridos por una editorial. Cuando esto ocurre, se da la paradoja que la traducción que se puede descargar de un libro a través de internet es esa, incluso después de que una editorial haya decidido publicarlo. Esto me afecta porque lo que hacen muchos de los blogs y webs de descargas existentes es añadir la portada oficial en español a esa copia pirata, poner nombre del traductor (en este caso el mío) y ofrecerla para descargar. Con esto lo que ocurre es que muchas veces la copia que llega a los lectores y que estos consideran oficial, no lo es. Y si es muy mala —y a veces son horribles— acaba siendo mi nombre el que se relaciona con ese subproducto. He escrito un par de entradas al respecto en Pecados Capitales, dejo los enlaces:

http://7pecados-capitales.blogspot.com.es/2014/06/las-nada-envidiables-fantradus.html

http://7pecados-capitales.blogspot.com.es/2013/10/quieres-exigir-pues-paga.html


—Si una editorial deja una serie a medias, ¿qué te parecería que se terminara con una fantradu?
Aunque puede haber fantradus que aparentemente estén bien traducidas, no soy de esa opinión por varias razones. Una de ellas es que las fantradus suelen ser traducidas por varias personas y luego se juntan las partes, como si fuera un puzle. Es por eso que muchos detalles que las autoras cuidan en su idioma original se pierden en estas traducciones ilegales. Una de las labores del traductor es dar coherencia, consistencia e hilar todo el conjunto y encontrar el tono apropiado para cada autor. En una ocasión, alguien me dijo que traducir un libro era como reescribirlo, y realmente razón no le falta. Esta parte esencial y fundamental de mi trabajo se pierde en estas versiones piratas.


—Hablabas de las mutilaciones o censuras que se comenten con algunas novelas en las traducciones al español, ¿crees que podría estar justificado en alguna ocasión? ¿Te lo han pedido?Mi opinión es que no. Nunca está justificado mutilar un libro. Cuando se hace se roba una parte de la historia, nos privan de datos que el autor de la novela consideró necesario transmitir al lector y que de esta manera se están perdiendo.Y lo cierto es que no me lo han pedido nunca, de hecho, en los contratos que me han hecho hasta el momento aparece que me debo «ajustar fielmente al original en inglés».


—Como fan de la saga Outlander (Forastera) y de Jamie, ¿estás siguiendo la serie de televisión? Si es así, ¿qué te está pareciendo?
La sigo de cerca, jajaja… muy de cerca. Digamos que llevo los capítulos al día. Reconozco que Sam Heughan me parece un Jamie perfecto y que Claire me va convenciendo día a día, porque físicamente difiere bastante de cómo yo la había imaginado. La ambientación es prodigiosa y también me está gustando mucho cómo van adaptando los guiones. Debo hacer una mención especial a Tobías Menzies, que lo borda como Jack Randall… ¡Resulta especialmente odioso! 


Desde LecturAdictiva queremos dar las gracias a Mariajo por esta entrevista. 

16 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrevista ^^ pero no caigo en que saga se publica desde junio... con todas las que hay o.o

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrevista. ¿Qué voy a decir yo de una persona ala que tanto quiero y admiro? Una obra traducida por ella es sinónimo de una extraordinaria traducción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú es que me quieres mucho, Lydia. Tanto como yo a ti. Gracias por tus palabras, son magníficas, pero viniendo de ti, las atesoro todavía más.
      Un abrazo,

      Eliminar
  3. Como ya os dije, fue un placer responder a vuestras preguntas y un honor que os acordarais de mí. Gracias por todo, chicas,

    María José Losada

    ResponderEliminar
  4. muchisimas gracias por la entrevista me ha parecido muy interesante, tiene que ser un trabajo apasionante, y me pasa como a estafania yo tampoco caigo en la serie de junio.
    muchas gracias por vuestro trabajo

    ResponderEliminar
  5. Gran entrevista, me ha encantado 😊

    ResponderEliminar
  6. Una muy buena entrevista!!!!!!
    Estoy deseando leer el nuevo de Sarah MacLean... y a ver cuales son esas autoras que "puede que publiquen", pero esoero que si empiezan acabeben, que todos sabemos que las editoriales son una empresa pero e da mucha rabia cuando dejan las sagas a medio....
    Lo de las mutilaciones no lo entenderé nunca... y también pasa en USA, entre el famoso tijeretazo de El diablo en invierno de Kleypas y también de Mary Balogh que lo comentó en su blog... apañadas vamos

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa, te va a encantar el de Sarah MacLean... ya verás. Estas chicas de LecturaAdictiva son geniales, ¿verdad?

      Eliminar
  7. Muy interesante. ¡Gracias por compartirme el enlace! :)

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Mariajo y muchas gracias también a Marti y Eren por acordarse de ti.

    Una entrevista genial, me ha encantado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. <Me ha encantado conocer algo más de ti tras la entrevista. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Una entrevista genial. Oh y como me acuerdo de Tres deseos, dios mio lo que lloré y no estaba embarazada.....
    Mucho gusto en conocerte tocaya

    ResponderEliminar
  11. Me encanta como ha quedado la entrevista. Siempre es un placer leer todo libro traducido por MJL.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena entrevista, me a encantado es un placer leer todo lo que traduces Maria José Losada

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho su trabajo. Es un placer leer los libros traducidos por ella.
    Gracias!

    ResponderEliminar