domingo, 26 de octubre de 2014

El rincón del escritor: Helena Nieto nos presenta Tras los besos perdidos

Ficha del libro
Lilian Marcos, vive una vida idílica al lado de un marido tocado por el éxito. Lo que nadie sabe, es que tras esa apariencia de hombre perfecto, se encuentra otro que engaña, controla y domina en todos los aspectos la vida de su mujer. El maltrato, no es menos destructivo por no ser físico y Lilian se siente desesperada, y ve cómo se va anulando su personalidad, día tras día.

Ella es solo una posesión más, un trofeo para lucir de cara a la galería. Pero el destino la sorprende el día que trae su pasado al presente. Un reencuentro con Andrés Salgado, un antiguo amigo de la universidad, le abrirá los ojos a otra realidad que hará que se plantee muchas cosas sobre su existencia. Lo peor, es que su marido aún tiene otros planes para ella…








Los personajes nos hablan de la novela:

Hola, soy Andrés Salgado. Tengo 36 años y estoy soltero. He vivido durante años en Londres pero hace meses que he vuelto a la ciudad que me vio nacer, aquí en el norte al lado del mar, para hacerme cargo junto a mis hermanos de la herencia paterna, el hotel “Princesa del Norte”, el más lujoso de la localidad, donde trabajo actualmente. Tengo mi propia habitación en el hotel que comparto con la casa familiar donde aún vive mi madre, y según me apetece me quedo en un sitio u otro.

Conocí a Lilian en el primer curso de la Universidad. Entonces los dos teníamos pareja lejos de nuestra ciudad, quizás por eso empezamos a hacernos amigos, tanto que nos pasábamos el día juntos. Nos queríamos mucho como amigos, y nunca nos planteamos, al menos yo,  pasar a algo más. Cuando me fui a Londres, nada más terminar los estudios, ella siguió con su vida y yo con la mía.

Lilian aspiraba a formar una familia, y yo en cambio estaba ansioso por ser libre, y recorrer el mundo, sin ataduras ni compromisos de ningún tipo.

Después de tantos años hemos coincidido en un viaje de tren y me ha impresionado verla, tengo que reconocerlo. Está muy guapa y sigue siendo adorable. Al principio pensé que lo que estaba sintiendo era fruto de la nostalgia, pero no, cada día que pasa me doy cuenta de que mis sentimientos hacia ella, estaban escondidos y se han removido dentro de mí hasta el punto que creo que siempre he estado enamorado de Lilian, pero nunca he querido reconocerlo. Pensar que está casada me causa mucho dolor y mucha tristeza. ¡Cuánto daría por volver atrás! Y saber que está casada con un tipo como ese….


***


Soy Lilian Marcos. Tengo 34 años y estoy casada. Trabajo en una tienda de antigüedades, aunque a mi marido, no le hace mucha gracia. Él que es un prestigioso arquitecto, preferiría verme en casa, ejerciendo de “señora de…”.

Ufff…coincidir con Andrés después de tanto años me ha causado una gran conmoción. No solo estaba guapo, algo que siempre fue, ahora  está mucho mejor que antes. Y sí tengo que confesar que estuve loca por él. Lo hubiera seguido al fin del mundo con tal de estar a su lado. Pero recién terminados los estudios decidió irse a Londres, y fui perdiendo el contacto con él  poco a poco. Supongo que fue mejor así. Él solo era mi amigo, no deseaba tener pareja seria ni comprometerse con nadie. Éramos tan amigos que compartíamos muchas cosas pero nunca hubo nada entre nosotros. Ahora estoy casada y mi matrimonio va bien….bueno, no sé hasta qué punto. Ay, Dios… ¿por qué aparece Andrés ahora? No paro de pensar en él, pero no, no puedo…no quiero…no debo dejarme llevar…solo es nostalgia…nada más.

Una escena que abra el apetito:

¿Por qué le estaba contando todo eso? No, no quería que su tono sonara afligido ni deseaba dar lástima.

—Perdona, Andrés. No debería abrumarte con mis problemas.

—No, Lilian. Puedes contarme todo lo que desees. Sabes que puedes confiar en mí. Lo sabes ¿verdad?

Lo miró de nuevo. Era como en sus años de universidad. Andrés, su amigo. Su amigo del alma. Se acercó a él y dejó que acariciara su rostro con los dedos en un primer instante pero luego se apartó.

—Será mejor que nos vayamos. Voy a coger el bolso.

—Sí, claro.

La siguió hasta la trastienda y pocos minutos después la besó. La había abrazado con afecto sin pensar por un momento en besarla. A su vez, Lilian se agarró a su cuello y lo estrechó contra ella sonriendo sin que ninguno de los dos fuera consciente de su acercamiento, de sus miradas nerviosas, de su deseo contenido. Él encontró su boca sin buscarla porque ella le estaba ofreciendo sus labios, su cuello, sus hombros, con aquel vestido de tirantes que suavemente deslizó con sus dedos hasta que una sacudida de prudencia lo hizo parar y retroceder al mismo tiempo que ella.

—No, Andrés. No, no sé qué estoy haciendo. Disculpa, yo…—dijo aturdida.

—No…perdona... Yo…—balbuceó él nervioso.

Hubo un silencio 

Desde LecturAdictiva damos las gracias a Helena Nieto por la presentación.

2 comentarios:

  1. Ya he dicho en otras entradas que esta forma de presentar al libro, además de innovadora es muy buena, para hacerte una idea de lo que vas a leer.
    Fui una de las primeraHelena Nieto, ha creado unos personajes, sobre todo Lilian, que ha sido valiente y ha cortado un matrimonio falto de respeto, amor y dignidad. Para mí ella es toda una mujer fuerte que tiene ese valor que les falta a muchas, por desgracia y decide q2ue vida no hay más que una y no la puede vivir con mentiras, por culpa de lo que dirán los demás. Así que ella es mi idolo.
    Andrés es un poco cobarde, pero debido a cosas que suceden, pero al final acaba siendo lo que Lilian espera de él.
    Un libro que me ha encantado y que recomiendo a todos.
    Gracias por esta presentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy Helena NIeto
      me encanta que LIlian sea tu idolo y que te haya gustado tanto el libro.
      Un beso, Virgi

      Eliminar