domingo, 16 de noviembre de 2014

El rincón del escritor: Amber Lake nos presenta La luz en tu mirada

Ficha del libro
Agradezco al blog LecturAdictiva la oportunidad que me concede de presentar otra de mis obras.

“La luz de tu mirada” es una novela muy especial para mí. En primer lugar porque fue la primera que escribí hace más de diez años, también porque desde entonces ha estado muy presente en mi vida. En todo ese tiempo no he dejado de reescribirla, actualizándola, ampliándola y puliéndola hasta conseguir una novela de la que me siento muy satisfecha. 
Se trata de una historia de amor que se aparta un poco de los cánones establecidos en la novela romántica ya que el protagonista tiene un importante defecto físico. La relación entre Luis y Ana es muy conflictiva en un primer momento al tratarse de dos personas con grandes diferencias en cuanto a carácter, edad, vivencias… Pero a pesar de todo lo que les separa, son capaces de mantener en el tiempo ese amor que les unió desde el primer momento y conseguir que triunfe por encima de las adversidades.


Os dejo la sinopsis:

Recién acabada la carrera, Ana Ballester busca un empleo estival con el que sufragar los gastos de un máster que piensa realizar en Italia y con el que cumplimentará sus estudios universitarios.
Animada por su amiga Teresa, contesta a un anuncio en el que solicitan una acompañante para un invidente durante los meses de verano. 
Su corazón generoso se conmueve al conocer la triste historia de Luis Aranda y decide ayudarle, sin saber que esa decisión tambaleará su existencia. 
Luis se siente responsable del accidente en el que murió su esposa, embarazada de pocos meses y en el que él perdió la visión, por lo que asume la ceguera como un justo castigo. Atormentado por los recuerdos y por un amargo secreto de su pasado, vive recluido en su finca de Toledo sin querer ver a nadie.
Por esa razón, rechaza desde el principio la presencia de aquella tentadora y entrometida joven que le hace replantearse su decisión, negándose a aceptar la pasión que ella le despierta.
Podría contaros más de “La luz de tu mirada” y de sus protagonistas, pero prefiero que lo hagan ellos mismo.



Los personajes nos hablan de la novela:


Me llamo Luis Aranda y soy ciego. No quiero que me compadezcáis porque es una decisión propia.
Si consintiera en operarme podría recuperar la visión, pero no quiero hacerlo; es lo que me merezco por haber sobrevivido al accidente en el que murió Marina y el niño. 
Sin embargo, desde que esa chiquilla entrometida y seductora entró en mi vida he comenzado a replantearme muchas cosas. No puedo verla, es cierto, aunque sé que es bella y con un cuerpo enloquecedor, que me perturba a todas horas desde aquella ocasión que la tuve entre mis brazos y me di cuenta de que no era la adolescente que imaginaba. Es encantadora, paciente y generosa, capaz de aguantar mi mal humor y mis continuos desaires sin desanimarse; incluso me planta cara con valentía. ¿Por qué ha tenido que aparecer cuando ya estaba resignado a cumplir mi condena? 

***

Soy Ana Ballester. Tengo veintidós años, acabo de terminar la carrera de Historia del Arte y me decidí a aceptar este trabajo temporal para pagarme un máster en Florencia. Imaginé que sería algo
sencillo y relajado; estaba muy equivocada. Y no sólo porque Luis es el hombre más atractivo que he conocido jamás, con esos ojos dorados que me hacen temblar cada vez que me miran aunque no puedan verme, también porque estoy viviendo una farsa que podría ocasionarme peligrosas consecuencias.
Al principio me pareció un déspota intratable y he estado en varias ocasiones a punto de abandonar. No lo he hecho y no sé muy bien qué me lo impide. Tal vez sea porque le considero un hombre atormentado y tengo que ayudarle. Si consigo que acepte operarse, recuperará la esperanza y la ilusión de vivir. No puedo permitir que continúe viviendo en esa oscuridad. 




Una escena que abra el apetito:

Os dejo una corta escena para animaros a leer  “La luz de tu mirada” 

De pronto se paró asustada y lanzó un pequeño grito al tropezar con algo grande y cálido al pie de la escalera. Sintió como una mano la atraía y aplastaba contra un sólido cuerpo mientras, con la otra, le tapaba la boca.
—¡Cállate! Vas a despertar a todo el mundo —murmuró Luis con vehemencia en su oído. Liberó su boca pero no la soltó, manteniéndola pegada a él.
Ana temblaba, no tanto por el sobresalto sino a causa del resto de emociones que la recorrían ante aquel contacto.
Se turbó al advertir que la bata se había abierto y que uno de sus senos desnudo se aplastaba contra el duro pecho cubierto de suave vello. Este contacto, unido a la conciencia de su desnudez bajo la bata, intensificó su nerviosismo.
—¿Dónde vas? —le preguntó con aspereza.
—Yo… no podía dormir e iba a...
Su desconcierto le impedía hablar con coherencia. Él seguía apretándola con fuerza contra su torso desnudo, por el que resbalaban algunas gotitas de agua procedentes de su mojado cabello.
Intentó serenarse. No era la primera vez que un hombre la abrazaba. No tenía que reaccionar como una adolescente asustada.
—Iba a prepararme un vaso de leche, pero… ya no me apetece. Volveré a mi habitación —consiguió terminar al tiempo que intentaba apartarse.
—Es lo mejor que puedes hacer —la apartó un poco aunque continuó sujetándola por los brazos. —Y no vuelvas a merodear por la casa a media noche como si fueses un ladrón —le advirtió en voz baja y acento amenazador.


Desde LecturAdictiva damos las gracias a Amber Lake por la presentación.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada