domingo, 8 de febrero de 2015

El rincón del escritor: Mar Vaquerizo nos presenta Todo lo que desees

Ficha del libro
Salma, agente del servicio secreto del gobierno, debe enfrentarse a la misión más difícil de su vida: rescatar a su her­mano Andrés, que ha sido secuestrado por una organización secreta. Siguiendo las instrucciones de la ban­da, se ve obligada a contratar los servicios de un gigoló llamado Alex, quien resulta pertenecer a la Unidad de Ope­raciones Especiales de la Armada estadounidense. Cuando sus complicadas vidas se en­cuentran, ninguno de los dos es cons­ciente de la fuerte atracción que los une.


Acción, sospechas, espionaje, terrorismo y una intensa y complicada historia de amor que surge en el peor momento.










Los personajes nos hablan de la novela:

Él…
Mi nombre es Alex Blacke, al menos el verdadero… algunas mujeres me llaman Axel y muy, muy pocas personas por mi nombre en clave...
He tenido tantas vidas a estas alturas, que a veces no sé cómo he conseguido llegar hasta hoy… pero
aquí estoy, vivo y luchando para sobrevivir.
Debería estar en otro lugar, haciendo lo que mejor sé hacer: protegiendo a civiles, rescatando compañeros, librando al mundo de la cruda realidad al menos un día más, pero no es así… voy vestido como un modelo de anuncio de alta costura, oliendo a perfume caro y conduciendo un coche de alta gama. La Yihad ha puesto precio a mi cabeza y que continúe sobre mis hombros, solo depende de lo bien que guarde mi secreto. 
No quería ser gigoló, jamás me planteé algo así, pero surgió. El dinero estaba al alcance de mi mano por tan solo un par de horas de sexo con una mujer… ¿Por qué no? Las facturas no se pagan solas, era guapa y probablemente hubiese acabado con ella en la misma habitación de hotel un par de copas después.
Pero ahora ha llegado ella… Salma… una mujer misteriosa, demasiado atractiva para contratarme y, aunque mi instinto de supervivencia y el duro entrenamiento al que me he sometido desde los dieciocho años hacen saltar todas las alarmas desde que la conocí, no puedo resistirme a ella… 
Nunca pensé que podría enamorarme y menos de alguien que se dedicara a algo tan parecido a mi verdadera profesión y vocación, pero lo he hecho… La amo… Por primera vez en mi vida me planteo algo más que sexo con una mujer.
Espero que nos dejen vivir lo suficiente para disfrutarlo…


***
Ella…
Ahora mismo, sentada en la cocina de mi casa con un café en la mano, solo soy Salma. Una mujer cosmopolita y romántica con una profesión peculiar…
Mi despacho no está en un edificio de oficinas de preciosas cristaleras en el centro financiero de Madrid, aunque a veces acuda a uno… Soy agente secreto del gobierno y todos me conocen como la agente Roma.
Aún recuerdo cuando me bautizaron con ese nombre clave… Mi primera misión fue en aquella ciudad a la que siempre deseo volver y de la que nunca tengo suficiente... 

Llevo una vida difícil, sin horarios, sin saber prácticamente donde dormiré cuando llegue la noche o si podré hacerlo, pero me gusta, adoro mi trabajo y aunque me ha costado mucho esfuerzo llegar a ser reconocida en él, no cambiaría nada… Ha merecido la pena y espero que toda mi experiencia me ayude a enfrentarme al secuestro de mi propio hermano... Por mucho entrenamiento y atrocidades vividas, nunca se está preparado para usar este trabajo para resolver algo personal.
Solo tenía que robar a aquel gigoló la información necesaria para pagar el rescate, pero fui una ilusa al pensar que sería así. Él era mucho más que un acompañante de lujo, lo sabía antes de entrar en aquel restaurante donde tuvimos nuestra cita y su instinto no le iba a fallar…
Debo salvar a Andrés, averiguar quién le tiene y qué quieren de él. Ese es mi único objetivo… aunque Alex es imposible de olvidar.
Nunca me había enamorado de alguien sin conocerle, sin tocarle, ni sentirle. Jamás habría apostado por ello… Ahora sé que habría perdido la apuesta…  


Una escena que abra el apetito:


Cuando la vio, todo él se desarmó.
Estaba preciosa de pie al borde de la piscina, abriéndose la cazadora de cuero sin quitarle la vista de encima. Parecía tener algunas pequeñas heridas en la cara...
Sin esperar ni un segundo, nadó con fuerza hasta llegar donde ella lo esperaba y de un solo impulso salió de piscina, chorreando agua.
A Salma no le dio tiempo a reaccionar, se la comía entera con la mirada y ahora con la boca. La besaba con la desesperación que había sentido esperándola.
Abrumada por lo que transmitía con su pasión, apartó de su mente lo que le debía confesar. Alex la reclamaba y no se iba a negar.
—Llegas tarde —le reprochó, separándose lo justo de su boca para quitarle la camiseta y acariciarle las heridas.
—Lo siento. He venido en cuanto...
Pero no la dejó seguir, no quería saber qué había pasado en todo ese tiempo, aún no. Ahora la quería a ella, su cuerpo, su pasión, su amor... solos los dos, sin Ejército, sin Jack, sin enemigos ni bombas, ni terroristas... sólo ellos dos.
Con un beso, ahogó las palabras que pugnaban por salir de su boca, para hacer que únicamente emitiera gemidos y jadeos al paso de sus manos por su cuerpo.
—Te necesito —susurró contra sus labios, con una mirada intensa.

—Me tienes —contestó sincera, porque era verdad.

Desde LecturAdictiva damos las gracias Mar Vaquerizo por la presentación.




3 comentarios:

  1. Chicas, muchas gracias por contar con mi trabajo para vuestro blog una vez más. Bsssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta magnífica presentación.

    ResponderEliminar