miércoles, 18 de febrero de 2015

Serie Chinooks de Rachel Gibson




Una serie llena de romanticismo, altas dosis de humor y mucha química entre los protagonistas. 
Es un placer hincar el diente a lecturas tan divertidas y que además de emocionar consiguen que te metas en la historia desde la primera página.

Personajes muy bien desarrollados, diálogos ágiles y sobre todo mucho amor.
Otra serie súper recomendable. No os la perdáis.



Fdo. Adelaida


1. Simplemente irresistible

Georgeanne Howard, una encantadora belleza sureña, deja a su prometido plantado en el altar cuando se da cuenta de que no es capaz de casarse con un hombre que podría ser su abuelo... por mucho dinero que éste tenga. John Kowalsky, inconscientemente, la ayuda a escapar... hasta que se percata

de que se está fugando con la novia de su ¡¡¡jefe!!!... pero ya es demasiado tarde para dar marcha atrás.  En lo más alto de su carrera, esta rebelde estrella del hockey no quiere ser el salvador de nadie –salvo de sí mismo– y no importa lo bella que la dama en cuestión pueda ser. Lo malo es que les espera una larga noche por delante –una noche demasiado ardiente como para resistirse a la tentación.  Años más tarde, Georgeanne y John vuelven a encontrarse. Ella parece haber tomado las riendas de su vida y él ha dejado atrás sus días de juerga. Pero se queda completamente asombrado cuando se entera de que esa noche inolvidable con ella tuvo como fruto una preciosa niña, Lexie –su hija–, y está decidido a formar parte de su vida.  Georgeanne ha amado a John desde el momento en que se metió en su Corvette rojo siete años atrás, pero no quiere volver a arriesgar su corazón en el intento. ¿Realmente se ha convertido en un hombre nuevo? ¿Será capaz de enfrentarse a la furia de su jefe, perdiendo su última oportunidad de alcanzar la gloria, para demostrar que esta vez su amor será para siempre?



2. Jane juega y gana

La doble vida de una mujer. Un tanto desilusionada, bastante terca y cansada de acudir a citas a ciegas con hombres poco interesantes, Jane Acott parece llevar la típica existencia de mujer soltera en una gran ciudad. Sin embargo, tiene una doble vida. Durante el día es periodista deportiva, encargada

de seguir a un equipo de hockey, y especialmente a su portero, Luc Martineau. Durante la noche es escritora, la creadora secreta de las escandalosas aventuras de una serie de la que todos hablan. Luc tiene clara su opinión acerca de esos parásitos llamados periodistas; incluida Jane. Además, desde que tiene uso de razón se ha visto a sí mismo como un hombre soltero. Lo último que necesita es una reportera entrometida que escarbe en su pasado y se interponga en su camino.




3. The trouble with the valentine's day

Abandonada por su novio, que resultó ser un psicópata, y hasta las narices de su trabajo, Kate Hamilton necesita poner en orden su vida y recuperar un poco de su pérdida autoestima. Así que

decide trasladarse desde la caótica y brillante ciudad de Las Vegas a las tierras salvajes de Gospel, en Idaho, para ayudar a su anciano abuelo. Está claro que es una decisión acertada... ¿qué podría salir mal? Bueno... para empezar, que lo mejor que puede encontrar un viernes por la noche para entretenerse es leer un poema... hasta que decide echar una cana al aire con el primer hombre que merezca la pena. Pero da la casualidad que ese primer hombre resulta ser Rob Sutter, una antigua estrella de hockey sobre hielo, actual propietario de la tienda de Deportes Sutter, colindante a la tienda de su abuelo, y que no sólo la rechaza sino que termina sermoneándola.
Rob está harto de todo lo relacionado con el amor y no quiere involucrarse en una nueva relación. Pero cuando él y Kate son pillados in fraganti en una posición más que comprometedora en el supermercado local –dándole un nuevo sentido a la frase "limpiando el pasillo cinco"– empieza a replantearse su punto de vista.
Lo malo es que acaban de dar una importante carnaza a todas las cotorras de Gospel.





4. Amor verdadero y otros desastres

La vida de Faith va de desastre en desastre cuando su anciano y millonario esposo, Virgil Duffy, muere repentinamente dejándole en herencia el equipo de hockey de los Chinooks de Seattle. Ella no

tiene ni idea de cómo gestionar el club y su hijastro está dispuesto a todo para arrebatarle la propiedad del equipo. Y, por si eso fuera poco, tendrá que enfrentarse al capitán del mismo, Ty Savage. La existencia de Ty se centra en una sola cosa: ganar la copa Stanley. Para ello tiene que conseguir que la conejita de Playboy, que es ahora la propietaria de los Chinooks, deje de meter la pata y de convertir su vida en un perpetuo desastre. Pero lo peor de todo ocurre cuando Ty y Faith comienzan, sin saber muy bien cómo, una relación que también parece abocada al desastre porque, ¿qué puede ser peor que enamorarse de la persona inadecuada?



5. Nada más que problemas

UN PROBLEMA La carrera como actriz de Chelsea Ross ha sido un auténtico desastre. Lo más cerca que estuvo de llegar a ser famosa fue con su papel en la película de Pretty Dead Girl I. Pero el paso

más estúpido que alguna vez ha dado a nivel profesional ha sido terminar convirtiéndose en la asistente personal de una estrella del hockey.  UN PROBLEMA AÚN MÁS GRANDE Es cierto que los días de gloria de la súper estrella Mark Bressler han llegado a su fin, pero al menos el que un día fuera uno de los «malotes» del deporte rey podía mostrar un poco de cortesía con la explosiva muñeca de pelo rosa que los Chinooks de Seattle han contratado para que sea su asistente. Si no fuera porque Chelsea necesita el dinero, saldría corriendo de allí como alma que lleva el diablo.  ¡UN PROBLEMA ENORME! Y vale, puede que Chelsea pueda lidiar con la pésima actitud de Mark y sus malos humos, pero es incapaz de resistirse a los bíceps y al cuerpazo de ese tío. Y cuando él empieza a fijarse en ella, Chelsea se da cuenta de que es hora de enviarle al banquillo... siempre y cuando pueda quitárselo de la cabeza.

6. Any man of mine

Lo que sucede en Las Vegas… no siempre se queda en Las Vegas.
La lista de Autumn Haven de cosas que hacer en Las Vegas decía ver un espectáculo y jugar a las tragaperras… no despertar casada con un gilipollas muy sexy como Sam LeClaire. Desde que le vio mirándola como si fuera un apetitoso postre del buffet, su lado responsable le dijo a gritos que saliera
corriendo. Y lo hizo… metiéndose de pleno en el fin de semana de ensueño más salvaje de toda su vida. Pero el lunes por la mañana volvió a la realidad, y antes de que pudiera decir «pásame el café», Sam se había largado.
Ahora Autumn es una planificadora de bodas de éxito y no ha vuelto a ver a la superestrella del hockey y rompecorazones durante dos años… hasta que ella organiza el enlace de un compañero de equipo de Sam, y este intenta retomar las cosas donde las dejaron. Pero Autumn había jurado que el hombre para ella es aquel que juega a ganar. ¿Es Sam es hombre o le meterá en el saco de los pecados para siempre?



Gracias a Adelaida por esta recopilación.

2 comentarios:

  1. Me encanta esta autora. Pena de que no haya más libros suyos traducidos al español.

    ResponderEliminar
  2. Sólo me he leído el de Jane juega y gana... y me encantó

    ResponderEliminar