sábado, 30 de enero de 2016

Encuentro Victoria Álvarez y blogs

El jueves 21 de enero tuve la oportunidad de asistir a un encuentro de blogueros y blogueras con la autora Victoria Álvarez. Fue solo una hora, pero bastante intensa; creo que me puede quedar una entrada muy larga, por lo que hoy me centraré en Victoria como autora y como persona. En un par de días prometo traeros una segunda parte sobre en la trilogía Dreaming Spires.
Gracias a la autora y a la editorial por darnos la oportunidad de asistir a un encuentro de este tipo.
Si meto en algo la pata, por favor, me corregís. Esperamos vuestros comentarios.


Fdo. Erendis



Como el encuentro se celebró el mismo día del lanzamiento del libro, la mayoría de los asistentes no nos habíamos leído el último libro (e incluso ninguno de los anteriores). Desde el principio hubo un acuerdo en que fuera un encuentro libre de spoilers, y se respetó.

Aunque había leído sus libros y la sigo en las RRSS, conocía poco de la autora. Victoria trabaja en el departamento de historia del arte en la Universidad de Salamanca.  La verdad es que sus conocimientos se ven reflejados en algunas de sus obras. Ella está especializada:
  • Escultura funeraria del s. XIX. Pertenece a la asociación Friends of Highgate Cemetery (FOHC). En este cementerio es donde vive Anabel, la protagonista de Hojas de dedalera.
  • Cuadros sobre el mito de Fausto españoles. El pacto con el diablo es parte del argumento de El sabor de tus heridas.
  • Literatura artística. Cuando se estaba documentando para realizar la tesis del doctorado (sobre arquitectura en el siglo XIX en la revistas artísticas) consultó prensa española, italiana y un poco de la inglesa. Le sorprendió no encontrar ningún periódico victoriano tipo "Cuarto Milenio", así que decidió crear su propio periódico sobre fenómenos paranormales: Dreaming Spires.
Victoria Álvarez y 2500 páginas de tesis.
Nos estuvo explicando que es bastante rápida escribiendo, ya que tarda entre 2 o 3 meses en terminar una novela. Puede parecer poco tiempo pero previamente ha trabajado en la documentación y planificación de la novela unos 2 o 3 años. En el caso de Dreaming Spires, ya sabía como quería que terminara el tercer libro cuando comenzó a escribir el primero. Prefiere ir segura antes que tener que retroceder y corregir continuamente por algún cambio que se le vaya ocurriendo en la trama.

Comentaba que en el último libro, El sabor de tus heridas, ha trabajado mucho con la editora. Desde sus primeros escritos, se ha ido quitando cosas. Lo comparaba con el teatro francés en el que si aparecía un objeto en el escenario era porque se iba a usar en algún momento de la obra; no hay relleno. Un texto es rico siendo sencillo, no hace falta describir tanto. 

Tiene 8 novelas escritas previas al empezar a publicar, que según ella nunca verán la luz. Incluye una con naves espaciales. 

Muchas veces los escritores describen que ven sus novelas como en una película. En su caso nos comentaba que las escenas las suele ver como cuadros; supongo que deformación profesional...

Otro punto en el que ha evolucionado su escritura es en la creación de los personajes. Era una persona de extremos y caía en el maniqueísmo: los buenos eran muy buenos y los malos muy malos.
Personalmente no le gustan los personajes Mary Sue. No había oído esta expresión, pero coincido completamente con ella. Se trata de las novelas en las que la autora (o el autor) cuenta la historia como le hubiera gustado que le pasara. Son protagonistas muy perfectas e irreales.

En cuanto a la documentación, a veces es complicado decidir lo que sale activamente en las novelas, pero casi nunca se desperdicia nada. Te ayuda a crear los personajes, la ambientación, que las reacciones sean las adecuadas para la época. La metáfora del Iceberg de Hemingway lo resume muy bien: la punta del iceberg es lo que vemos, pero hay mucho más por debajo.


Teoría del Iceberg de Hemingway
También nos habló de un autor (si la memoria no le falló, Emile Zola) que hizo un largo viaje en tren solo para describir como una persona se baja de un tren. En la novela que está actualmente escribiendo, ella ha hecho algo parecido: hay un personaje que come pan de maíz y Victoria compró pan de maíz para probarlo y poderlo describir correctamente.


Otra de las preguntas fue si le gustaría ver su obra en otros formatos. Aquí lo tenía claro: como una miniserie de 3 temporadas  producida por la BBC, con 5 capítulos cada una.  Aidan Turner sería un Lionel prefecto. La actriz Sibylla Deen, que interpreta a la hermana y esposa de Tutankhamon en la miniserie Tut (2014), se parece mucho a Stirling. No tiene pensados más actores para sus personajes. Quizás también estaría bien que se hiciera una novela gráfica con Dreaming Spires

Aidan Turner en Poldark
Sybilla Deen en Tut




















Tras anunciarse la fecha de publicación del último libro de la trilogía, se han multiplicado sus ventas. Es lo que se conoce como "fenómeno de la saga finalizada". Estamos tan acostumbrados a que nos dejen tirados con una saga sin terminar, que muchas veces no nos animamos a comprar y leer los primeros libros hasta que están publicados todas las novelas de la saga.

Otro aspecto en el que ha ido evolucionando su escritura es que sus personajes femeninos son muy fuertes. En los libros escritos en el XIX había dos personajes clichés: la femme fatale y la donna angelicata. Al principio, Victoria sí que tenía algunos personajes del tipo "damisela en apuros", pero ahora son ellas las que se salvan.

¿Se considera la "dama victoriana de las letras españolas"? Le encantaría ser conocida con ese nombre. Para ella Félix J. Palma es Dios. Entre ellos se han hecho alguna vez préstamos, de personajes o escenarios. También le encanta H.G. Wells. En casi todas sus novelas hay algún personaje cuyo nombre está basado en los libros de Jane Austen.

Colecciona algunos objetos de inspiración victoriana.  Las antigüedades no, porque son demasiado caras. Uno de sus objetos más preciados es una edición de 1850 de Nuestra Señora de París de Victor Hugo, que compró en un mercadillo de París; el único objeto del s. XIX que posee. También colecciona sombreros o corsés; cuando va a Londres se vuelve loca con las compras. Y un objeto a destacar: en su cuarto, en la mesa en la que escribe, tiene un busto de la Reina VictoriaOtro objeto al que tiene mucho cariño es un recopilatorio en edición facsímil  de los cuentos de Oscar Wilde.


El busto de su mesa, ¿será de joven o ya viuda?
Edición de 1835 de Notre-Dame de Paris






















¿Queréis saber en qué libros esta trabajando? Una novela y una novela corta. Son en otra época distinta a sus anteriores novelas, pero tampoco se desarrollan en la actualidad.  Tienen una ambientación más realista, pero no por terminar con lo paranormal. Sigue siendo ella pero en estas historias lo importante es lo humano y lo emocional. 

Además, está documentando y analizando otras cuatro, de las que solo una es en el siglo XIX. Seguro que nos encontramos con personajes conocidos en algunas de estas novelas, ya que le gustan estos guiños. El policía es Nathan, de Hoja de dedalera. En el 1º sale Anabel. Y en el 3º, una de las muñecas de Las eternas. Le gustan otros autores que también lo hacen, como Neil Gaiman o Carlos Ruiz Zafón.

Se está preparando una presentación en Madrid el 18 de febrero. Si el trabajo me lo permite, allí nos vemos. Me faltan libros por firmar. Además, me quedé sin batería y no tengo foto con Victoria. Y el 26 de febrero en Salamanca.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada