domingo, 3 de abril de 2016

El rincón del escritor: Amber Lake nos presenta Suplantación

Agradezco a las administradoras de este estupendo blog que me hayan cedido de nuevo un espacio para poder presentar Suplantación, mi nueva novela.
Suplantación es una novela cuya trama está centrada en el ambiente que rodea la industria del cine, con sus lujos y ostentaciones, pero que lejos del glamour de las alfombras rojas oculta una realidad diferente, y en el que el precio que se debe pagar por alcanzar la fama puede ser muy alto.
En ese escenario tan competitivo se cruzan Cristina y Ryan, dos personas muy distintas a las que el amor, que no atiende otras razones que las del corazón, acabará uniendo.

¿Queréis saber un poco más de Suplantación? Aquí tenéis la sinopsis:
La tranquila vida de Cristina, profesora en un colegio, se ve alterada cuando su hermana, famosa actriz, le pide que la suplante durante unas semanas. Laura acaba de sufrir un accidente que le ha provocado graves lesiones y teme que la noticia se divulgue y pierda un contrato para rodar en Hollywood.
A Cristina la idea le parece insensata, pero acaba cediendo con la condición de que Laura se reconcilie con su padre, del que lleva distanciada varios años.
Gracias al gran parecido entre ambas y a la ayuda del agente artístico de su hermana, los primeros días transcurren sin incidentes; hasta que le comunican que Jason Drake, director de la película, vienen a España y desea conocerla.
A pesar del riesgo, Cristina se siente obligada a continuar con la farsa y se embarca con Drake en el yate de Ryan Caine, el productor de la película, para un breve crucero.
Ryan sospecha desde el primer momento que la actriz oculta un secreto y, aunque le cuesta controlar el deseo que siente por ella, se empeña en descubrirlo.
La travesía resulta muy complicada para Cristina, que debe luchar entre la atracción que siente por Ryan y la necesidad de proteger su verdadera identidad. 



Los personajes nos hablan de la novela:

Os dejo con los personajes principales para que se presenten y os hablen de ellos y de lo que piensan uno del otro.

Me llamo Ryan Caine, soy productor cinematográfico y vivo en Los Ángeles. Estoy divorciado, tengo un hijo de 11 y una prometida con la que acabaré casándome para darle a Kevin una nueva madre. Suelo pasar temporadas en Mallorca, donde tengo una casa y un barco en el que nos gusta navegar.
Este verano está siendo especial porque he conocido a una actriz española que me intriga y me fascina a partes iguales. Parecen dos personas distintas en una sola; a veces se comporta como una joven tímida y encantadora y en otras es la seductora implacable que hace honor a su fama. Sé que guarda un secreto y voy a descubrirlo.

***
Soy Cristina Ayala y estoy metida en un buen lio. Mi hermana Laura, más conocida por Lori Martel, famosa actriz del estrellato nacional, me ha convencido para que me haga pasar por ella mientras se recupera de un accidente. Y aquí estoy, suplantándola lo mejor que puedo.
Lo cierto es que me lo estaba pasando bien hasta que llegaron los americanos y todo se torció. Porque, una cosa es sonreír a los paparazzis o asistir a alguna fiesta multitudinaria y otra embarcarte en una travesía con el director de la película que Laura sueña con interpretar; y sobre todo está Ryan, que me altera con cada mirada y no solo porque creo que sospecha que estoy mintiendo, también porque es el hombre más atractivo que he conocido y la tentación es demasiado fuerte.

***

No os olvidéis de mí. Me llamo Laura y mi aportación a esta historia es fundamental. Yo convencí a mi hermana para que me suplantara, lo que debe agradecerme porque le estoy proporcionando un poco de diversión a su aburrida vida. Las cosas se han complicado un poco, es cierto, pero Cristina es inteligente y sabrá desenvolverse estupendamente...  o eso espero.

Una escena que abra el apetito:

“Cristina, haciendo un gran esfuerzo para disipar los restos de bruma que poblaban su cabeza, contemplo al hombre con ojos asombrados e interrogadores; después, miró a su alrededor.
–¿Dónde estoy? –preguntó en correcto inglés, imaginando que él la entendería mejor.
–¡Habla mi idioma! –se sorprendió Ryan, sin dejar de contemplar sus bonitos ojos verdes con reflejos dorados. Esa mujer era una auténtica tentación.
Cristina se esforzó por recordar lo ocurrido antes de despertarse en aquella habitación. Estaba nadando hacia la playa, preocupada por si le habían robado su bolsa, cuando sintió un golpe en la cabeza y… nada más.
–¿Estoy en un hospital? –volvió a preguntar. Si era así, se trataba de un hospital muy extraño. El hombre que tenía delante, y que iba cubierto por un ceñido bañador, no debía pertenecer al personal sanitario. 
–No será necesario llevarla a uno, a menos que se sienta mal –le aclaró él, y se sentó en la orilla de la cama.– ¿Cómo se encuentra?
–Como si una taladradora estuviese perforándome el cerebro –cerró los ojos con gesto de dolor y se llevó una mano a la zona de la cabeza en la que había recibido el golpe. Al palpar el bulto que comenzaba a formársele, se quejó.– ¿Dónde estoy entonces?
Ryan se acercó a la mesa en la que se hallaba el frasco con los comprimidos que debía tomar. Cogió dos y llenó un vaso con agua.
–Tómese esto, por favor –le acercó el medicamento y, ante el recelo de ella, añadió:– Prescripción facultativa.
–¿Es usted médico? –lo dudada, pero quiso asegurarse.
–No, solo me limito a cumplir órdenes –rió divertido.
Cristina miró con desconfianza lo que él le daba.
–Es un simple analgésico, que no es necesario que tome si no está convencida y puede soportar el dolor –añadió Ryan.
–Gracias; creo que no me moriré si prescindo de ellos –y le devolvió los comprimidos.
Ryan se encogió de hombros aunque comprendía su reacción. Demostraba inteligencia al negarse a tomar medicamentos que le ofrecía un desconocido.
–Y bien, señor…
–Caine, Ryan Caine –volvió a presentarse con sonrisa tranquilizadora.
–Señor Caine, ¿puede decirme dónde me encuentro o es un secreto de estado? –comenzaba a impacientarse ante el gesto burlón que mostraba el atractivo rostro de su interlocutor.

Él se limitó a soltar una carcajada ante tal ocurrencia. Aparte de tentadora era divertida.” 


Desde LecturAdictiva damos las gracias a Amber Lake por la presentación.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada